Monday, September 03, 2007

Mithdraug - Introducción


Esta historia no busca enaltecer las hazañas de algún guerrero, mago o aventurero. Su propósito es el de dar testimonio de lo que paso y de completar las viejas leyendas, dar fe de lo que fue verdad y que se ha perdido con el tiempo; comprender lo que es ahora y lo que será.


Esto es parte del saber olvidado en los enseres del tiempo y de lo que otros han ignorado; ya que desde un inicio se formó en las sombras, en sitios de misterio, en los lugares donde pocos de los suyos han estado y ninguno de ustedes recuerda.



Introducción


El elfo permaneció en silencio, el anciano lo miro con impaciencia y nerviosismo, pues habían pasado muchas generaciones de hombres desde que un elfo se presentara ante su gente. Algunas leyendas decían que hubo amistad entre los 2 pueblos, pero desde tiempo atrás no eran más que cuentos para dormir a los niños y hacerlos soñar, cosas que al crecer se olvidan. Él en persona los llego a ver en su juventud, pero para ello vivió muchas penuria y amargos momentos, mas ninguno de ellos acudió por su propia voluntad ante la presencia de este hombre.

El anciano vio nuevamente los ojos del elfo y le parecieron tan viejos como la Tierra, pero al mismo tiempo vio en ellos la luz de vitalidad que los humanos solo conservan en su juventud. Reparo en la herida que recorría la parte derecha del rostro del elfo, desde la altura media de la frente hasta llegar a la mitad de la mejilla; era una línea fina y bien trazada, que daba la impresión de haber sido hecha por el fuego, lo que despertó aun más la curiosidad del anciano ¿Cuál pudo ser la causa de que un elfo tuviera un daño como ese? junto con el misterio de que no hubiera perdido ese ojo.


Las llamas de la fogata que los separaban se reflejaron en los ojos grises del elfo y el brillo que emano hizo que el viejo bajara la mirada. El elfo comenzó a hablar en ese instante.

- El día de ayer, cuando nos encontramos, usted quiso que le hablara de los motivos de mi visita; pero las circunstancias no fueron las adecuadas para charlar. Me parece que este es el momento para responder su pregunta.

El viejo hizo un gesto de querer hablar y el elfo lo percibió, por lo cual guardo silencio; el anciano titubeo por un momento, pero al ver que el gesto de su interlocutor era sincero y no un acto de soberbia, decidió hacer continuar.

- Noble señor, disculpe mi atrevimiento; pero ¿Cuál es el nombre del salvador de mi gente?, y especialmente de mi hija. Me parece que lo habéis dicho antes, al terminar el combate; mas mi memoria ha declinado, el terror aun domina mis sentidos y ahora no lo recuerdo con claridad.

El elfo sonrió por primera vez, era un gesto franco de simpatía, después volvió a su actitud anterior y le dijo al viejo.

- Señor Agdor, usted y su gente pueden llamarme Mithdraug; aun que le confieso que en otras épocas y lugares tuve otros nombres, junto con otros propósitos de vida.

- ¿Otros propósitos?- pregunto Agdor de modo impulsivo y con curiosidad. Al notar la osadía cometida, se ajito con inquietud y agrego- Perdone mi imprudencia, nunca he estado en una situación como esta y por momentos olvido que no estoy ante los jóvenes de mi pueblo.

- No se preocupe, que por la causa inicial de mi llegada aquí, me parece justa la pregunta; créame que en otros tiempos, lugares y situaciones lo hubiera tomado a mal. Pero todo es diferente en estos días, el recuerdo de las desgracias que el orgullo provoca, junto con sus hermanas la arrogancia y la necedad, bastan para que comprenda su posición.- el elfo guardo silencio por un momento con un gesto meditativo y agrego- Creo que mis asuntos pueden esperar una noche más, si así lo desea puedo contarle de mi vida; sería el tercer humano a quien se la narro, aun que debo advertirle que tomara toda la noche, o quizá más.

Una vez dicho esto, Agdor se tranquilizo. Pero no pudo ocultar el efecto que las palabras del elfo le causaron; no comprendió el significado de ellas ni su sentido, esto animo más su curiosidad.

- Será un honor escucharlo, prosiga con su relato; Mithdraug, Alto Elfo.

- Gracias por su generosidad, pero debo aclarar que a pesar de que compartí los infortunios, alegrías y venturas de los llamados Altos Elfos; no tengo la gracia de que se me cuente entre ellos, ya que mi linaje es otro. Esto no significa un pesar para mí, ya que gracias a ello también he gozado de la paz, de una tranquilidad que muchos de ellos únicamente encuentran en sus sueños más profundos e íntimos; el último camino que les queda para volver a las tierras que dejaron atrás y a las que nunca han de regresar.

Esto provoco asombro en el anciano, por que él ya había visto varios elfos en una parte de su vida, en una época errante, y tenía la certeza de poder distinguir a los llamados Altos Elfos de los elfos verdes u oscuros; pero este extraño era un reto para su experiencia.

- Mi señor Mithdraug, mi pueblo no ha tenido contacto con los elfos en muchas años, tantos que algunos habían dejado de creer en ellos. Pero yo he viajado a las tierras del norte, he llegado a estar con elfos errantes que dicen pertenecer a la viaje raza de los Noldor y con otros del Bosque Negro, por lo que tengo algo de conocimiento de ustedes. A demás mi familia desciende de la gente de Númenor, aun que actualmente mi hija y yo somos los únicos en estos lares que lo recuerda. Conocemos las viejas historias de Oesternesse y algunas de los días anteriores. Por ellos creo saber que debe usted tener de la sangre noble entre los suyos.

- Lamento deciros que no es como usted piensa, se muy bien que lo que dice es verdad, que entre los hombres usted es sabio y docto. Pero hay más en el mundo de los elfos de lo que usted puede imaginar, sobretodo si hablamos de los días antiguos. Cuando termine de escuchar mi relato comprenderá.

Nuevamente el elfo guardo silencio, la causa de la interrupción fue que la hija del viejo se acerco a ellos con dos platos en las manos.

- Disculpen la intromisión, pero es hora de que coman algo.
- Hija por favor, no seas entrometida- dijo Agdor algo irritado.
- Pero padre, nuestro invitado no ha probado bocado por ayudarnos en las reparaciones de la aldea y tu no puedes descuidar tu salud.

El viejo quiso contestar, pero el elfo lo interrumpió.

- Será un placer comer algo preparado por su hija- al decir esto Mithdraug miro a la humana de forma tierna, era una mujer de edad media entre los hombres; su juventud ya había pasado, pero su belleza no menguo con la edad. Volvió sus ojos a Agdor y dijo- Recuerde que mi relato va a ser largo y si no recobra fuerzas, le sera muy dificil mantenerse despierto cuando llegarmos al final del mismo. Podemos hablar mientras comemos.
- Esta bien- contesto Agdor con un poco de recelo.- Lo escucho mi señor.

La hija de Agdor sirvió mientras tanto los platos. En el momento en que le dio la espalda a su padre y vio de frente al elfo, le sonrió con gran dulzura mientras lanzo un guiñe de complicidad. Mithdraug no cambio su expresión, pero la mirada con la que contesto el gesto de la dama, mostró la alegría que sentía en ese instante.

Una vez que la mujer dejo los enceres para comer, se retiro del lugar. No sin antes dar un beso de despedida a su padre y de tocar con ternura el hombro derecho del elfo.

Cuando la imagen de la hermosa humana se desvaneció en la penumbra, Mithdraug miro al viejo y dijo:

- Me alego de que conozca parte de las leyendas de los Días Antiguas, cuando la Tierra era joven y los padres de los hombres eran aun una profecía entre los elfos, de los primeros días del sol y de cuando el enemigo oscuro de todos los pueblos moró en la Tierra Media; por que mi relato se remonta a esa época perdida, a ese mundo olvida.

Las llamas de la fogata saltaron crepitosamente cuando una ráfaga de viento paso entre ellos, paresia como si un misterioso embrujo obrara en ese lugar alejado de la Marca, a unas millas al oeste del Abismo de Helm.

Labels: , ,

1 Comments:

Blogger Suldyn said...

Aquí visitando y leyendo. La historia me trae buenos recuerdos, pero creo que le hace falta porno, acción sin sentido y una paloma. Con eso, la popoluaridad se hiría a la cima. . .Ah, y risas grabadas ;)

9:55 AM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home